Despídete de la cal y el moho en las juntas de la ducha: ¡este truco es increíble!

Despídete de la cal y el moho en las juntas de la ducha: ¡este truco es increíble!

Despídete de la cal y el moho en las juntas de la ducha: ¡este truco es increíble!

El moho y la cal aparecen a menudo en la ducha y en las juntas. Pero este método puede deshacerse de ellos de una vez por todas.

¿Cómo eliminar el moho y la cal del baño?

El moho y la cal no sólo causan problemas estéticos, ya que su presencia provoca sensación de suciedad. También pueden favorecer la proliferación de gérmenes y bacterias.

El uso constante de agua en el baño crea un ambiente húmedo, y el moho puede crecer en lugares como las juntas o la ducha. Limpiarlos con una esponja y detergente no suele ser suficiente.

La cal producida por el agua se depositará en las piezas de acero y plástico, mientras que el moho se extenderá aún más porque no se puede erradicar con una simple limpieza.

Para eliminar las manchas de moho en la ducha, recomendamos utilizar agua oxigenada. También puedes utilizar jabón de Marsella y bicarbonato sódico.

Aplícalos con un cepillo de dientes y déjalos actuar antes de fregar a la mañana siguiente. También puedes confiar en la eficacia del agua y el vinagre para neutralizar las bacterias. Este remedio es mejor que la lejía, que tiene un olor acre e intenso.

Sin embargo, para no hacer daño, te recomendamos que cojas un algodón y lo mojes en agua oxigenada. A continuación, coloca el algodón sobre el moho durante 30 minutos o incluso toda la noche.

A continuación, aclara y frota la zona con medio limón espolvoreado con sal gorda, a modo de esponja natural. El efecto es inmediato y no hay riesgo de agentes tóxicos.

Cal incrustada: elimínala así

Si tienes cal incrustada en la ducha, prepara una mezcla de agua, vinagre y bicarbonato. Aplique esta mezcla sin frotar y, a la mañana siguiente, aclárela con agua tibia.

Aunque estos métodos no pueden eliminar la cal y el moho para siempre, pueden poner fin al problema. No existe una técnica absoluta, porque la cal y el moho vuelven a formarse de forma natural.

Para ello, hay que purificar el agua para limitar la cal y hay que airear y secar la ducha después de cada uso para evitar la formación de moho.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Salir de la versión móvil